Tres condiciones para seguir los ciclos

Muchas mujeres desean tener el control de su salud reproductiva sin hormonas y sin efectos secundarios. Cualquier mujer puede aprender a seguir sus ciclos de una manera natural, sin interferir en ellos, reconociendo las fases fértiles e infértiles de cada uno de ellos.

El seguimiento de los ciclos de forma natural tiene numerosas ventajas, una de ellas es poder reconocer o sospechar con antelación de posibles patologías ginecológicas. La mujer se da cuenta de que algo está cambiando, y puede acudir a su revisión ginecológica de manera más consciente.

Por otro lado, para la pareja tiene la ventaja de poder asumir la responsabilidad de la paternidad de una forma conjunta. Si desean un hijo saben cuáles son los mejores días del ciclo para intentarlo. Y si no desean un hijo, saben evitar esos días en los que es posible un embarazo. Esto en definitiva significa poder planificar de una manera natural, sencilla y respetuosa. Siempre saben, él y ella, a qué atenerse, y eso es importante.

El seguimiento consciente de los ciclos menstruales se consigue mediante el uso de los Métodos de Conocimiento de la Fertilidad. Constituyen un camino sencillo de salud reproductiva, accesible para cualquier mujer en cualquiera de sus etapas fértiles (adolescencia, posparto, lactancia, premenopausia, postpíldora,…) incluso si tiene ciclos irregulares por cualquier razón.

Hay tres condiciones imprescindibles para seguir los ciclos:

 

1. Un experto que guíe en los inicios

Los Métodos se basan en el autoconocimiento de determinados signos biológicos que toda mujer tiene y que a lo largo del ciclo menstrual varían en función de los cambios hormonales.
Para aprender a reconocer los signos biológicos es necesario hacerlo con alguien experto que enseñe el correcto registro e interpretación de los mismos y que ayude a resolver dudas a lo largo del aprendizaje.

Es bueno poder contar con alguien de referencia, por si la situación reproductiva cambia, por ejemplo, en un posparto, una premenopausia, o un estrés.

Cada Método se basa en signos de fertilidad y tiene una manera concreta de utilizarse, con unas reglas que se han de aplicar correctamente, según si se desea o no embarazo, para que la eficacia sea la deseada. No se aconseja aprender a usar un método leyendo un libro, por internet o a través de una amiga que te lo puede contar.

Todos los expertos en Métodos de Conocimiento de la Fertilidad están formados, han pasado por un periodo de aprendizaje para la enseñanza, y además están en constante reciclaje, con la única finalidad de poder enseñar de una manera fiable el uso de los Métodos, y estar disponibles para las dudas que surjan en su aplicación. Todo experto debe de estar certificado y actualizado para la enseñanza.

Hay numerosos puntos de referencia por todo el mundo para que los métodos los pueda usar toda mujer. En algunos países y ciudades no hay nadie presencial, por eso la enseñanza es posible realizarla también a través de skype. Si quieres saber si donde vives tienes acceso pregúntanos.

 

2. Elegir el mejor método

No hay un método mejor que otro, sino que, para cada mujer, según su situación y etapa reproductiva, existe el mejor método para ella.

No todos los métodos se utilizan de la misma manera, ni a todas las mujeres les viene bien el mismo. Porque somos diferentes, y lo que a una le puede dar seguridad, a otra le puede resultar más difícil o complicado. Lo que sí es aconsejable, es que se use un método en concreto, respetando sus bases y sus reglas. Sólo así se mantendrá la eficacia del método elegido.

Los métodos más utilizados hoy en día, por su alta eficacia de uso, y por ello más modernos, son el Método Sintotérmico y el Método de la Ovulación Billings. El Método del calendario es un método obsoleto que hoy en día apenas se utiliza por su baja eficacia.

 

3. Fiarse de una misma

Los Métodos de Conocimiento de la Fertilidad se basan en el registro diario que hace la mujer de sus indicadores fértiles. Tendemos a pensar que una mujer no será capaz de hacerlo bien por sí misma, que no será objetiva, ¿por qué? Vivimos en la era de la tecnología, donde nos parece que sin aparatos o artilugios que nos ayuden a hacer las cosas, no somos capaces de realizar nada con seguridad.

Por ejemplo, la secreción cervical, que constituye el mayor de los indicadores de fertilidad, supone tener en cuenta dos aspectos importantes: cómo es la secreción en aspecto, consistencia, cantidad etc., y cómo se siente la mujer en zona vulvar todos los días. Como no necesita ningún aparato para poder interpretarse podemos pensar que el resultado puede ser subjetivo, y por lo tanto considerarlo erróneo. Sin embargo, no es así. Es cierto que al principio puede ser más difícil, por eso al inicio del aprendizaje se insiste a la mujer en que explique con sus palabras lo que ve y lo que siente, sin esperar ver o sentir algo en concreto. Cada mujer debe aprender en ella misma sus distintas sensaciones para poder reconocer los distintos matices y patrones a lo largo de los ciclos menstruales. Cada mujer es diferente, es raro encontrar gráficas idénticas sobre la descripción de sensaciones a lo largo de muchos ciclos, ni entre distintas mujeres, ni siquiera en una misma a lo largo de sus distintos ciclos.

En un estudio multicéntrico realizado por la OMS  sobre la efectividad del Método de la Ovulación, 869 parejas iniciaron la fase de aprendizaje. El 93% fue capaz de entender el método después del primer ciclo de enseñanza, es decir, de entender y registrar adecuadamente el indicador de secreción cervical. Y este porcentaje se elevó al 97% después del tercer ciclo de enseñanza.

 

SI TIENES DUDAS PUEDES HACERNOS CUALQUIER CONSULTA SOBRE ESTE U OTRO TEMA CONTACTANDO CON NOSOTROS AQUÍ.
 RECUERDA QUE PUEDES SEGUIRNOS A TRAVÉS DE NUESTRAS REDES SOCIALES:
FACEBOOK 
TWITTER
INSTAGRAM
Siguenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *