Vaginitis y fertilidad

  • 14 octubre, 2020

La vaginitis es la inflamación de la vagina por alguna causa externa, lo que lleva generalmente a tener picor, secreciones curiosas, dolor y, a veces, olor.

Dependiendo quién cause la infección nos podemos encontrar con síntomas diferentes:

Vaginitis bacteriana. Si es por una bacteria, habitualmente la Clamidia. Aparece un flujo blanco y gris con olor a pescado, algo desagradable, sobre todo después de las relaciones, y a veces sangre; dolor pélvico y en las relaciones y ardor al orinar.
Las causas suelen ser: antibióticos, duchas vaginales, el diu, relaciones sexuales con diversas parejas o mala higiene.

Vaginitis fúngica o candidiasis vaginal. Si es por un hongo, se llama Candidiasis porque lo produce la Cándida que invade la zona en exceso. Aparece un flujo espeso y blanco, sin olor, enrojecimiento y picor en vagina y vulva.
Las causas suelen ser: antibióticos, embarazo, diabetes no controlada, jabones con ph alcalino, cambios hormonales diversos, no sólo el embarazo sino también, por ejemplo, situaciones de estrés o premenopausia.

Triconomiasis, una enfermedad de transmisión sexual muy común, que provoca vaginitis por un parásito. Aparece un flujo gris y verde, ardor y picazón.

– Otros: también pueden provocar vaginitis alergias a determinados productos como los espermicidas, jabones o suavizantes de ropa. En general, cualquier desequilibrio hormonal como sucede en el embarazo, la lactancia, la premenopausia o la menopausia, pueden llevar a desequilibrios de la flora vaginal derivando a vaginitis.

 

¿Cómo afecta la vaginitis a la fertilidad?

La vaginitis o cualquier tipo de infección o inflamación de la vagina es un problema ginecológico bastante habitual, que afecta al 90% de las mujeres a lo largo de su vida. En concreto, la vaginosis bacteriana es uno de los factores que se asocian a la enfermedad inflamatoria pélvica y al daño tubárico. La complicación viene si la infección vaginal pasa al cérvix y de ahí al útero y a las trompas, provocando infertilidad y aumento de la probabilidad de sufrir embarazo ectópico.

 

Cuidado y prevención

Siempre siempre siempre que se perciban flujos extraños parecidos a alguno de los anteriores, es decir, que no sea el flujo que habitualmente se tiene a lo largo del ciclo, se debe acudir ir al médico para saber qué es y cómo tratarlo.

En general la prevención pasa por:
-No hacer duchas vaginales ni usar desodorantes íntimos
-Evitar condón
-Evitar ropa que mantenga calor y humedad
-Evitar salvaslip todo el ciclo
-Usar ropa interior de algodón
-Usar un jabón íntimo con ph adecuado a la edad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No puedes copiar esto