Tipos de MÉTODOS Y SU EFICACIA:

Los Métodos de Conocimiento de la Fertilidad utilizan los distintos Indicadores biológicos mediante el registro diario de los mismos en gráficas específicas.

Los Métodos más modernos y más utilizados por su alta eficacia son el Método Sintotérmico y el Método de la Ovulación Billings.

 

Son aquellos que combinan varios parámetros. Se basan en el ‘double check’ o doble comprobación. Generalmente utilizan: Temperatura Corporal Basal, Secreción Cervical y Autopalpación, con el apoyo de indicadores menores.

Su mayor complejidad, al utilizar varios parámetros, resulta satisfactoria para muchas parejas que se sienten más relajadas y confiadas al tener en cuenta varios síntomas.

Muy utilizado por su alta eficacia (más). La OMS otorga a este método entre un 98,6% y 99,7% de eficacia en la prevención de embarazo.

 

Basado en la auto-observación de la secreción cervical (sensación y apariencia). Es un método muy sencillo para las usuarias, a pesar de toda la base científica que lo sustenta. Existe una la correlación científica entre el cérvix (la función cervical y los tipos de moco) con las hormonas  y las sensaciones de la vulva.

Muy utilizado por su alta eficacia,  la OMS le otorga un 98,9% de eficacia práctica para prevenir embarazos. Sin embargo, gracias a estudios de eficacia para validar el método se ha constatado que la eficacia práctica llega hasta un 99,5% (eficacia teórica 100%).

 

 

Durante el período de lactancia tras el parto y cuando ésta es exclusiva y a demanda, la mujer mantiene de forma natural un período variable de infertilidad. Se necesitan condiciones concretas para que la infertilidad se mantenga. Es importante seguir el Método de la Ovulación Billings cuanto antes, a pesar de cumplir las condiciones de infertilidad de la lactancia, para saber reconocer el momento de cambio. La eficacia que se le da es muy alta, un 98-99% si se aplica correctamente y sabiendo que es un método temporal de planificación familiar.

 

Basado en el cambio térmico que se produce en el cuerpo de la mujer al ovular.

Este método tiene alta eficacia (99%) si se utiliza de manera correcta. Es aconsejable combinarlo con otros indicadores como la secreción cervical. 

No resulta muy eficaz para la búsqueda de embarazo ya que la temperatura sube una vez ya se ha ovulado por la acción de la progesterona.

 

Determina el periodo fértil mediante cálculos basados en la duración del ciclo.

Fue el primero que se utilizó, en los años 30. Hoy en día es el menos utilizado, debido a que es útil sólo en mujeres muy regulares y es ineficaz para ciclos irregulares. Es un método obsoleto nada recomendado, dada su baja eficacia: entre un 75 y 91%.

 

¿Cómo aprender un Método Natural?