1ª Parte. Tipos de contraceptivos hormonales

  • 17 enero, 2020

En 1960 la primera píldora anticonceptiva llamada «Enovid» fue aprobada por la FDA (agencia del gobierno de Estados Unidos responsable de regular los medicamentos, entre otras cosas) y comercializada en EEUU.
La llamaron «medicina poderosa» porque para muchas mujeres supuso desligarse de la maternidad de forma cómoda. Fue la guinda del pastel en plena revolución sexual en la que la finalidad era buscar el control de la reproducción. Resultó un cambio en la manera de entender el papel de la mujer en la sociedad y en la familia.
Los estudios previos de investigación de la píldora fueron realizados en Puerto Rico, Haití y México utilizando a mujeres pobres.

Hoy en día más de la mitad de mujeres en edad fértil del mundo utilizan derivados de esa primera píldora.

Desde que se lazó la primera píldora hasta hoy nos encontramos numerosos derivados, según la composición:

  • Combinados derivados de un estrógeno y un progestágeno
    • Comprimidos
    • Anillos vaginales
    • Parches transdérmicos
  • Combinados solo de progestágeno
    • Comprimidos («minipíldoras»)
    • Implantes subcutáneos
    • Preparados inyectables
    • Dius progestágeno
  • Otros: píldora del día después

 

En sucesivos posts veremos cómo son los mecanismos de acción, los efectos secundarios de estos compuestos y las consecuencias sobre la fertilidad futura de la mujer que los toma.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *