Tu tiempo: ¿para quién?

  • 18 abril, 2018

 

Antes de tener hijos tienes mucho tiempo para ti. No lo sabes y además no es algo que te planteas (ni siquiera en el embarazo), hasta que aparece un nuevo ser que te lo quita todo. Entonces ya no es tan sencillo arreglarte, salir a correr, o simplemente hacerte las uñas…cuando antes tenías horas, ahora apenas tienes minutos. Es cuando empiezas a desarrollar una habilidad especial, que antes no sabías que tenías, para hacer varias cosas al mismo tiempo. Quizá también te hace consciente de que no necesitas tanto tiempo para ti, y aprendes a la fuerza a dar tu tiempo a los demás, y eso te hace más feliz.

Se habla mucho de “tiempo de calidad”, que en definitiva significa que, si estás, estás de verdad. Asumes que el tiempo que estás con tus hijos va a ser al 100%, y que posiblemente sea el 100% de tu tiempo libre. En el parque con tu hijo, no whatsappeas o hablas por teléfono con tu [email protected] pero sí podrás aprovechar para tomar el sol 😉

 

A pesar de que nuestros hijos nos necesitan, somos conscientes de que la base para que la familia funcione son los padres. Por lo tanto, cuidar la relación de pareja es la prioridad, y esto significa buscar ese “tiempo de calidad”, no solo para los hijos, sino por encima de todo para la pareja.

Es bastante común que el tema de conversación gire en torno a lo último que ha aprendido el niño o a la trastada que ha hecho…y no está mal hablar de ello, porque los hijos son asunto de los dos, pero no se puede convertir éste en el monotema.

Todos necesitamos hablar de nuestras ilusiones y proyectos, así como de nuestras inquietudes y preocupaciones, y hasta del último cotilleo de la oficina o “no sabes lo que me dijo ayer la vecina”.

En definitiva es tratar de reencontrarse el uno con el otro constantemente, sobretodo y especialmente a través de la conversación. Y cuando buenamente se pueda,…una escapadita de fin de semana, o una cena más especial, o lo que se sea que nos sirva para alimentar nuestra intimidad.

La Planificación Familiar necesita de un buen enfoque, que comienza con la buena amistad y el buen trato por ambas partes.

 

Te puede interesar también:

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *