¿Cómo saber las causas de la infertilidad? Un estudio básico

  • 8 octubre, 2018

La infertilidad es un problema que ha ido en aumento desde hace varios años. Afecta a un alto porcentaje de la población en edad fértil, de hecho, hoy nos encontramos con que 1 de cada 6 parejas encuentran alguna dificultad para tener un hijo.

Cuando no se ha concebido después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección, es cuando se empieza a sospechar que pueda existir alguna alteración. En muchos casos, las parejas son derivadas automáticamente a la reproducción asistida, como única opción, si bien antes lo conveniente sería estudiar y tratar de solucionar lo que está provocando esa situación de infertilidad.

Las causas de la infertilidad son variadas y en ocasiones múltiples. Se estima que un 40% son debidas al varón, un 40% debidas a la mujer, y en un 20% de los casos la causa es desconocida. Por eso, es conveniente y necesario realizar un estudio completo de la infertilidad de la pareja, para tratar de poner remedio siempre que sea posible, evitando tener que recurrir a técnicas artificiales que pueden llegar a ser negativas para la relación de pareja, la salud de la mujer y del hijo.

 

Hay muchas causas de infertilidad que pueden superarse sin necesidad de recurrir a la reproducción asistida, pudiendo concebir un hijo de forma natural.

 

La infertilidad femenina

La infertilidad femenina puede deberse a diferentes causas, desde enfermedades como la endometriosis, el cáncer, la enfermedad inflamatoria pélvica o los trastornos autoinmunes, hasta situaciones especiales que provocan desequilibrios hormonales y alteran los ciclos menstruales produciendo irregularidades y dificultando así la posibilidad de embarazo, por ejemplo, el hipotiroidismo, los ovarios poliquísticos, los miomas o los pólipos.

Los aspectos importantes que se han de tener en cuenta en el estudio de la infertilidad son:

♣ La edad. El mejor momento reproductivo de la mujer se encuentra entre los 15 y los 25 años. Sin embargo, debido al tema profesional, pero también al fácil acceso de la anticoncepción hormonal desde mitad del siglo XX, en los últimos años se ha ido retrasando la edad de la maternidad, para posponerla a partir de los 30 años. Esto podría suponer un problema porque la reserva ovárica comienza a disminuir de los 35 años en adelante. Además, el cuerpo envejece y es más fácil que se presente algún problema, como los abortos espontáneos porque los óvulos fecundados tienen peor calidad. Sin embargo, mientras la mujer siga ovulando y los demás factores sean adecuados, siempre existe posibilidad de gestación.

♣ El estrés es uno de los factores clave en el estudio de infertilidad, ya que afecta negativamente a los ciclos menstruales.

♣ Es en las trompas de Falopio donde tiene lugar la fecundación, el milagro de la vida. Deben de ser permeables y tener una movilidad adecuada para la entrada de los espermatozoides hacia el óvulo, y para el desplazamiento del embrión formado en su camino hacia el útero, donde se implantará una semana después.

♣ La Ovulación: sin óvulo es imposible que haya fecundación y por lo tanto embarazo. Es necesario que los ovarios sean capaces de producir un óvulo maduro cada ciclo menstrual, y para que se produzca una correcta ovulación debe haber unos niveles hormonales adecuados. (El momento más importante de tu ciclo menstrual).

♣ El Cérvix tiene que ser receptivo a las señales hormonales, para producir los diferentes tipos de secreción cervical. La secreción fértil es fundamental para la entrada y la capacitación espermática, esto es, la maduración final de los espermatozoides en el cuerpo de la mujer. La secreción cervical es uno de los mejores indicadores de fertilidad reconocible por la mujer cada día, ya que cambia  de aspecto, composición y cantidad según los estímulos hormonales a lo largo del ciclo.

♣ El Endometrio  o pared interna del útero, debe de responder adecuadamente a las variaciones hormonales para permitir que el embrión, de una semana de vida, se implante adecuadamente y sobreviva una vez implantado.

¿Qué se recomienda hacer?

  1. Monitorizar los ciclos menstruales mediante los métodos de reconocimiento de la fertilidad. Éstos constituyen una herramienta de diagnóstico muy eficaz para ayudar a identificar alteraciones en el sistema reproductor de la mujer. (Cómo aprender a monitorizar los ciclos).
  2. Analíticas hormonales completas que incluyan todas las hormonas reproductivas y otras como la tiroides. También la hormona Antimulleriana para determinar la reserva ovárica.
  3. Otras pruebas como la Histerosalpingografía para ver la funcionalidad de las trompas.

 

La infertilidad masculina

Se debe normalmente a una disminución de la cantidad de espermatozoides, a defectos morfológicos de éstos, o a algún bloqueo que impida que sean liberados.

Hay numerosas causas que pueden afectar a la producción espermática, entre ellas:

♦ La edad avanzada puede provocar que la calidad espermática disminuya.

♦ El estrés afecta en gran medida a la calidad espermática.

♦ Una exposición prolongada a mucho calor. Los espermatozoides necesitan una temperatura más baja que la del resto del cuerpo para que se formen adecuadamente. Por ello los testículos, donde se producen los espermatozoides, se encuentran separados del resto del cuerpo.

♦ Desequilibrios hormonales que alteran la producción de las hormonas sexuales.

Para diagnosticar y descartar problemas por parte del hombre, se realizan generalmente analíticas hormonales y seminogramas.

 

Es importante que durante el estudio de la fertilidad de la pareja exista un seguimiento médico en paralelo a la monitorización y seguimiento de los ciclos de la mujer.

Existen otros factores externos que pueden influir negativamente sobre la fertilidad tanto del del hombre como de la mujer (leer más aquí).

Si estás en una situación de posible infertilidad, puedes contactar conmigo en [email protected] para poder asesorarte sin compromiso.

 

Te puede interesar también:

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *