Vitamina D y fertilidad

  • 4 julio, 2019

La vitamina D es un micronutriente que puede obtenerse de dos maneras: a través de la ingesta de alimentos que la contengan como la leche, el aceite de hígado de pescado como el atún, el salmón y las sardinas, el huevo, y la margarina enriquecida; y mediante la exposición de la piel a los rayos ultravioleta del sol (y artificiales). Aunque la vitamina D es una vitamina liposoluble, no se puede almacenar mucha en el organismo. Ésta es necesaria para absorber el calcio y fósforo para la formación normal de huesos y dientes.

La vitamina D ejerce un papel importante en el sistema inmunológico, con acciones antiinflamatorias e inmunomoduladoras, en el páncreas, el corazón, y sistema cardiovascular, cerebro y sistema reproductor. Y dada su influencia en el sistema inmune y reproductivo, tiene gran importancia en las mujeres que buscan un embarazo, y para que éste finalmente llegue a término.

En las mujeres existen receptores de esta vitamina en el ovario, el útero y la placenta, por lo que la vitamina D resulta esencial para el buen desarrollo y funcionamiento de los mismos. También, un nivel óptimo de vitamina D beneficia el buen desarrollo del núcleo de los espermatozoides, incrementa el recuento de los mismos y mejora la calidad del semen, además de incrementar los niveles de testosterona (hormona sexual masculina).

Estudios han encontrado relación entre los niveles de vitamina D y factores implicados en la infertilidad femenina como y la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístico y niveles de estrógenos y progesterona, responsables de regular el ciclo menstrual.

La carencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de complicaciones en el embarazo, como la preeclampsia (complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta) y la diabetes gestacional, y se relaciona con el aumento de abortos en las primeras semanas de embarazo. Las mujeres que no tienen carencia de vitamina D presentan unas mejores condiciones del endometrio para la implantación del embrión en el útero materno.

Su deficiencia produce debilidad muscular y tensión, reblandecimiento de los huesos (osteomalacia) y riesgo de fracturas y en los niños provoca la deformación del esqueleto (raquitismo).

Los complementos de vitaminas y minerales no sustituyen los buenos hábitos alimentarios, y la mayoría de las personas cubrirán los requerimientos nutricionales establecidos, sin embargo, algunas personas sí los necesitan.

Como su carencia puede estar debida a una dieta no equilibrada junto con una inadecuada exposición solar, y teniendo en cuenta sus potenciales beneficios en la fertilidad, es recomendable suplementos de vitamina D en mujeres que buscan embarazo y también durante la gestación y la lactancia.

Los complementos de vitamina D son recomendables también para los ancianos, especialmente para los que no salen de casa, ya que su alimentación normal puede no cubrir los requerimientos de vitamina D del organismo. Al igual que en los vegetarianos, ya que al excluir todo alimento de origen animal de su dieta, pueden necesitar ingerir alimentos enriquecidos o tomar complementos que incluyan esta vitamina.

 

Susana Choya Lobo

Nutricionista y Técnico Superior de Nutrición Materno-Infantil

Colaboradora de Letyourselves

 

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *