Flujos que alteran la observación del moco cervical

  • 8 julio, 2019

¿Sabrías reconocer los distintos flujos que salen por la vagina?

Algunos no son secreción cervical, y pueden confundir a la mujer a la hora de hacer un seguimiento de su fertilidad.

Para que este seguimiento sea muy eficaz, el conocimiento de la secreción cervical (indicador de fertilidad por excelencia), con un método natural, se convierte en imprescindible. Su conocimiento aporta sencillez e información verídica constante. Todos los cambios hormonales que tienen lugar a lo largo del ciclo tienen un reflejo real en los cambios de secreción cervical y la sensación vulvar que percibe la mujer en todo momento.

 

 

Ahora bien, hay otros flujos que pueden salir por la vagina al exterior y confundir puntualmente a la mujer, por lo que es necesario que ésta sepa cuáles son y cuándo aparecen.

Podemos resumirlos en los siguientes:

  • El fluido seminal

Es el que más generalmente puede llevar a malinterpretación en la gráfica cuando no se tiene en cuenta.

El líquido seminal que queda en la vagina tras el coito, se desprende y sale al exterior por gravedad. En su salida provoca una sensación de mojadura vulvar, e incluso su aspecto, si llega a verse, puede llegar a ser similar al moco cervical, aunque el semen tiene un olor más fuerte.

Si bien es cierto que, en general, el líquido seminal se expulsa en las 24 horas siguientes, especialmente en las primeras en las que la mujer se encuentra de pie, no en todas las mujeres es igual. La mayoría lo expulsan al día siguiente, y otras, las que menos, a los dos días después.

Todo ello depende también de la cantidad de líquido seminal que haya habido en la relación, teniendo en cuenta que éste no suele sobrepasar los 5 ml. Hay que tener en cuenta que el volumen puede aumentar algo por encontrarse mezclado con flujo vaginal, lubricación y moco cervical.

Por otro lado, la salida del semen de la vagina se acelera con la evacuación de sólido al día siguiente, sin necesidad de forzar o provocarla.

Como dato interesante, se puede realizar el «test del vaso de agua». Esto es, en un vaso con agua colocar el fluido, si éste se disuelve todo es que es líquido seminal, y si algo queda en suspensión, es que hay algo de moco cervical, ya que éste no se disuelve en agua.

  • Líquido vaginal propio de la excitación sexual

Cuando una mujer se excita, en su vagina sucede una respuesta fisiológica de lubricación, un modo de preparar el cuerpo para la penetración. Este fluido puede producir a la mujer sensación de mojada e incluso confundirlo con posible secreción cervical. Hay que saber que este flujo vaginal en media hora aproximadamente desaparece, a diferencia del moco cervical, que si está, permanece más tiempo.

  • Flujo vaginal debido a una posible infección activa

En estos casos la mujer percibe que tiene un flujo vaginal anormal, incluso, dependiendo de qué tipo de infección, tener mal olor. En estos casos es necesario acudir al especialista para que analice la situación y se paute el tratamiento adecuado, para el varón también.

 

Con todo esto, insisto en la necesidad de que una mujer aprenda a conocer cómo son sus patrones de fertilidad e infertilidad a lo largo de sus ciclos en toda su vida reproductiva, teniendo en cuenta que cada mujer es distinta. Este aprendizaje es sencillo y aporta mucha información de forma constante.

 

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *