Alimentos que ayudan en los problemas del embarazo

  • 3 septiembre, 2019

 

El embarazo es un periodo de enormes cambios físicos en el que el metabolismo se acelera para permitir el desarrollo y crecimiento del bebé y los órganos vitales de la madre tienen que trabajar mucho más, lo que hace que aparezcan algunas molestias comunes en la mayoría de las embarazadas, que por lo general desaparecen tras el parto.

 

Algunas mujeres pueden padecer algunos síntomas propios del embarazo en las que se ve afectada su salud o bienestar físico, algunos más y otros menos graves. Estas molestias pueden variar en cada trimestre, unas son propias del inicio de la gestación y otras del final, no son iguales para todas las embarazadas y suelen presentar una intensidad de leve a moderada.

 

Las náuseas del embarazo, que pueden presentarse a cualquier hora del día, causan un malestar hasta que desaparecen, por lo general, después de las 12 a las 16 semanas de gestación. La infusión de jengibre puede ayudar a calmar las náuseas, y es mejor comer poco y con frecuencia para reducirlas, repartiendo las comidas en pequeños tentempiés, evitando estar muchas horas sin comer nada. Ésto último es también una buena forma de tratar la indigestión y la acidez, comunes durante las últimas etapas del embarazo, debido a las hormonas, como la progesterona. La leche o el yogur pueden ayudar a aliviar los síntomas.

 

Comer algo antes de levantarse y tomar algo ligero antes de ir a dormir, evitando alimentos con alto contenido en grasas y las comidas copiosas, ayudará a aliviar la pesadez de estómago. Un par de galletas pueden ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre y pueden ser un buen remedio.

 

El estreñimiento puede ser otro desagradable efecto secundario del embarazo, principalmente porque los niveles cambiantes de hormonas tienen un efecto relajante en los intestinos, de modo que el bolo alimenticio tarda más tiempo en recorrerlos. Beber bastante agua y comer alimentos ricos en fibra ayudan ante este problema. Las frutas secas, en especial las ciruelas, son un laxante natural excelente. Una dieta rica en fibra también ayuda ante el problema de las hemorroides, muy comunes en el embarazo, ya que mejora el funcionamiento de los intestinos.

 

Los calambres son una molestia típica del segundo trimestre de embarazo. Una dieta rica en calcio y magnesio, ayudará a prevenirlos. Alimentos que comparten calcio y magnesio en su composición son los productos lácteos: leche, yogures y queso; frutos secos: almendras y nueces; verduras, especialmente las de color verde oscuro: acelgas y espinacas; y pescados: salmón ahumado, anchoas en conserva o caballa.

 

Otro de los síntomas propios del embarazo es la micción frecuente, debido a la presión en la vejiga por el crecimiento del útero durante el primer trimestre y por el crecimiento del bebé durante el tercero, por lo que lo recomendable es beber 2 litros de agua al día para evitar una posible deshidratación.

 

La mujer embarazada debe siempre acudir a su ginecólogo para explicarle sus síntomas y nunca automedicarse, ya que muchos medicamentos están contraindicados durante el periodo de embarazo pues pueden ser gravemente perjudiciales para la salud y la vida del bebé.

 

 

      Susana Choya Lobo

Nutricionista y Técnico Superior en Nutrición Materno Infantil

Colaboradora de Letyourselves

 

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *