La crisis de la píldora

  • 30 septiembre, 2019

El 26 de septiembre se celebraba el día mundial de la anticoncepción.

Que se celebre este día dice mucho de la época en la que nos encontramos. Y, para entenderlo, hay que saber que la mentalidad anticonceptiva que vivimos en nuestra sociedad es el resultado de la combinación y sedimentación histórica de diferentes factores sociopolíticos y culturales que hicieron que, poco a poco, se perdiera la concepción de que la sexualidad lleva consigo un valor trascendental y misterioso: la procreación.

El feminismo radical, nacido y acompañado de la revolución sexual de los años 50 en América, junto con la llegada de la píldora en los años 60, provocaron una ruptura definitiva entre sexualidad y procreación.

Ya en la década de los 60 se conocían muchas de las bases fisiológicas del sistema reproductor y se empezaban estudiaban los indicadores de fertilidad y los métodos naturales, y, sin embargo, a pesar de que el autoconocimiento de la fertilidad también reivindicara la libertad sobre el propio cuerpo (pero respetando la función reproductora), se prefirió dejar la responsabilidad sexual a los compuestos hormonales para servir a los intereses ideológicos: eliminar toda conciencia del propio cuerpo para equiparar la biología de la mujer a la del hombre.

El desarrollo y comercialización de la “píldora” (y derivados), ha constituido un fenómeno de gran impacto sobre la sociedad. Pero, a pesar de ser considerada una maravilla moderna, la “píldora” tiene una parte negativa que ya pocos ignoran. Cada vez somos más conscientes de las consecuencias dañinas para la salud, y, al mismo tiempo, está calando una conciencia de lo ecológico/antiquímico, lo que da paso a otras formas de redescubrir el valor de la fertilidad.

El conocimiento de la fertilidad con los métodos naturales se abre paso como un camino de conciencia del propio cuerpo, una conducta sexual responsable y al mismo tiempo de maduración personal, donde se tiene en cuenta la dimensión profundamente humana de la sexualidad.

 

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *