• Una de las mayores ventajas de conocer la propia fertilidad es que puede utilizarse tanto para la búsqueda de embarazo, creando la condiciones óptimas para la concepción al reconocer los días más fértiles de cada ciclo, como para evitar o posponer el embarazo, manteniendo abstinencia los días fértiles.
  • Base exclusivamente científica y eficacia comprobada de hasta un 99,7% (OMS). Dato: los preservativos un 92% y los anticonceptivos hormonales entre 91-97%.
  • No tienen efectos secundarios ya que no interfieren con el ciclo ovárico.
  • Son muy fáciles de aprender y de aplicar, independientemente de los estudios que se tengan.
  • Son económicos: la inversión es mínima frente a otros métodos.
  • Una vez aprendido, el conocimiento de la propia fertilidad sirve para toda la vida fértil, y será aplicable en cualquier momento de la etapa reproductiva de la mujer.
  • El conocimiento de la fertilidad permite detectar muy precozmente problemas ginecológicos y patologías. 
  • Eficaces para reconocer el retorno a la fertilidad tras un parto o lactancia.
  • Fortalecen la relación de la pareja: favorecen la comunicación y el conocimiento mutuo. El hombre es capaz de adaptarse a los biorritmos de la mujer creándose en la pareja un estilo de vida que incorpora a su sexualidad respeto, responsabilidad común y autodominio.