¿Qué tienes que cumplir para ser infértil en la lactancia?

Durante la lactancia materna tiene lugar un hecho fisiológico que puede retrasar el retorno a la fertilidad tras el parto: la succión frecuente del pezón ejerce un efecto inhibitorio en la función del hipotálamo y de la hipófisis, de manera que en ésta última se altera la secreción de la hormona folículo estimulante (FSH) encargada de la maduración del óvulo, y de la hormona luteinizante (LH), encargada de desencadenar la ovulación. En estas condiciones de inhibición de la función reproductora, la mujer no ovula y por tanto tampoco tiene menstruaciones.

METODO MELA

El conocido Método de la Amenorrea de la Lactancia (MELA), se basa en lo anteriormente descrito, de manera que, para exista infertilidad en la lactancia se deben de cumplir una serie de condiciones.

“Tras el parto, una mujer tiene una protección de al menos el 98% frente a un embarazo, durante seis meses, mientras esté en amenorrea y proporcione a su hijo lactancia materna exclusiva o casi exclusiva”. A este consenso se llegó en el año 1988 en Bellagio, Italia, donde expertos del mundo entero en investigación biomédica, investigación en las ciencias sociales, políticas de planificación familiar y prácticas clínicas, educación médica, salud de la mujer y comunicaciones, propusieron utilizar la amenorrea de la lactancia materna como método natural de planificación familiar, basándose en los datos de 13 estudios llevados a cabo en 8 países. Y un año más tarde, en 1989, se creó un algoritmo para hacer el método útil y sencillo de utilizar.

Es un método que, tras su puesta en práctica durante años, ha sido validado científicamente. Y el algoritmo o patrón que se sigue para considerar la infertilidad en la lactancia es el siguiente:

METODO RÖETZER

Por otro lado, en 1987, basándose en su amplísima experiencia clínica, Röetzer publicó una ampliación del MELA precisando que las “normas de lactancia alcanzan un 100% de eficacia anticonceptiva en las 12 primeras semanas de posparto” siempre y cuando se cumpla que:

• El bebé mame por lo menos 100 minutos al día,
• El intervalo entre dos mamadas nunca supere las 6 horas, ni de día, ni de noche,
• El bebé tome el pecho por lo menos 5 veces al día,
• El bebé se alimente exclusivamente de la leche materna.

Estas normas, que según Röetzer suponen una eficacia del 100%, son más estrictas que las del MELA y suponen un uso más difícil para las madres. Se refieren, además, a los tres primeros meses posparto.

 

La duda se plantea con las madres que deben volver al trabajo antes de los seis meses y utilizan la extracción de leche en algunos momentos del día, en vez de la succión directa del bebé, ya que la eficacia del método de la lactancia disminuye si la extracción manual excede al 10% de las tomas.

Por ello, y a pesar de cumplir todas las normas anteriormente citadas, es conveniente comenzar a seguir la evolución de la fertilidad desde que la mujer deja de tener loquios o sangrados posparto con los indicadores de fertilidad.

También te puede interesar: “La olvidada fertilidad: posparto y lactancia”

En cualquier caso, se necesita un seguimiento guiado durante el periodo de postparto y lo que dure la lactancia, así como al menos, los menos tres primeros ciclos, para que la observación, el registro y la interpretación sean correctos. Si quieres aprender a llevar el registro (presencial u online) puedes escribirme a [email protected] para recibir más información.
SI TIENES DUDAS PUEDES HACERME CUALQUIER CONSULTA SOBRE ESTE U OTRO TEMA CONTACTANDO AQUÍ.  PUEDES SEGUIRME A TRAVÉS DE NUESTRAS REDES SOCIALES: 
FACEBOOK  
TWITTER 
INSTAGRAM

 

Siguenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *