La Pre-menopausia, el paso al invierno de la fertilidad

  • 9 enero, 2019

La menopausia es un estado fisiológico que le llega a toda mujer. Se le llama también el invierno permanente de la fertilidad.

Se puede decir que una mujer ha entrado en su menopausia cuando ha cumplido un año sin ovulación y por lo tanto sin menstruación. Esta situación marca el final definitivo de la etapa fértil en la vida de una mujer, lo que significa que ya no tiene más óvulos. La edad de instauración de la menopausia es muy variable en cada mujer, ya que influyen aspectos como: la edad de la menarquia o primera regla, el número de embarazos, o el factor hereditario. La media oscila entre los 45 y los 55 años.

Antes de llegar al cese definitivo de las ovulaciones, toda mujer atraviesa el periodo de pre-menopausia, en el que la función ovárica empieza a deteriorarse, suponiendo el envejecimiento progresivo del sistema reproductor de la mujer. Este periodo es de duración variable (5 a 10 años), pudiendo empezar a los 35 años y dependiendo de los mismos aspectos que comentaba antes.

 

¿Es posible quedarse  embarazada en la pre-menopausia?

El periodo de pre-menopausia simplemente supone un aviso para la mujer de que está comenzando su declive fértil. Esto no significa que deje de ovular desde que percibe la primera alteración sino que, a partir de ese momento es posible que lo haga de manera intermitente. Esto es importante ya que en todo este tiempo aún hay posibilidades de quedarse embarazada.

 

 

¿Cómo se manifiesta la pre-menopausia?

Los cambios que tienen lugar en el sistema reproductor se manifiestan de una manera evidente cuando se hace el seguimiento de los ciclos ováricos:

  • Los ciclos se presentan más cortos e irregulares
  • Con frecuencia hay ciclos anovulatorios debido a los cambios hormonales que producen alteraciones en el proceso ovulatorio.
  • Las fases Pre y Post-ovulación del ciclo menstrual pueden tener una longitud variable y distinta a como se tenían anteriormente.
  • Con frecuencia se observan parches de moco o secreciones intermitentes de moco.
  • En este período, más que en cualquier otro, es frecuente observar sangrados irregulares intermenstruales que no corresponden a la menstruación.
  • Disminuye la cantidad de secreción cervical y hay más sequedad.

 

¿Es posible que una mujer pueda manejar todas estas situaciones?

Sí es posible. A través de las instrucciones básicas de los Métodos Naturales de Reconocimiento de la Fertilidad: Método Sintotérmico y Método de la Ovulación Billings (particularmente útil en esta etapa).

La sensación adquiere gran importancia en esta circunstancia de la vida fértil de la mujer debido a la escasez de moco cervical, ya que a menudo no se visualiza la secreción cervical pero sí se nota la sensación.

Es mucho más sencilla y llevadera la pre-menopausia para una mujer que anteriormente aprendió a seguir y reconocer sus ciclos con un Método Natural. Porque así es capaz de advertir y responder con calma cualquier cambio que signifique una alteración en su sistema reproductor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *