3 maneras sencillas de detectar la ovulación

  • 15 diciembre, 2017

 

La ovulación es el resultado de una cascada hormonal perfectamente controlada y regulada desde el cerebro de la mujer. Sucede una vez en cada ciclo menstrual (ocasionalmente puede tener lugar una segunda ovulación, pero siempre dentro de las mismas 24 horas, ésto se confirma cuando la mujer da a luz a mellizos).

La ovulación es un requisito imprescindible para que exista fertilidad. De ahí la importancia de saber cuándo va a suceder o si ya ha sucedido, especialmente cuando se desea un embarazo.

Hay 3 maneras muy sencillas y «caseras» de confirmar la ovulación:

  • LA SECRECIÓN CERVICAL:

Es un indicador mayor de fertilidad muy fiable, utilizado especialmente por el Método de la Ovulación Billings (otros métodos también lo utilizan junto con otros parámetros). Consiste en la observación diaria de la secreción cervical y de la sensación que ésta produce en vulva, y en el registro de esta información en una gráfica de seguimiento de los ciclos menstruales.

Tanto la sensación como el moco cervical son hormonalmente dependientes, por lo que van a sufrir cambios cada día que permiten a la mujer saber cómo son sus patrones fértiles e infértiles, reconocer cuándo empieza la fase fértil del ciclo, y si ésta termina en ovulación.

Es importante que haya un aprendizaje inicial guiado por un experto, porque pueden surgir muchas dudas al principio y tener el apoyo de alguien que las aclare es fundamental para utilizarlo bien (si quieres aprender aquí).

Está especialmente indicado para cuando existe deseo de concepción, porque se reconocen los días más fértiles de la ventana fértil, donde es más probable el embarazo.

 

  • LA TEMPERATURA CORPORAL BASAL:

Es otro de los indicadores mayores de fertilidad y uno de los más utilizados. Avisa a posteriori del momento de la ovulación, es decir, una vez ya se ha ovulado. Cuando el óvulo se libera del folículo, éste se convierte en cuerpo lúteo, responsable de la liberación de progesterona. La progesterona actúa sobre el centro térmico del cerebro y la temperatura basal de la mujer se mantiene alta toda la fase lútea o postovulatoria hasta la siguiente menstruación. La toma de temperatura basal debe de cumplir unos requisitos para se sea correcta y se debe de registrar diariamente en una gráfica de seguimiento de los ciclos. Es de gran ayuda un experto que oriente en los inicios y solucione dudas (si quieres aprender aquí). No sirve para las mujeres que desean embarazo, ya que avisa una vez sucedida la ovulación. 

 

  • LOS TEST DE OVULACIÓN:

Los test de ovulación o test de LH son unas tiras desechables que detectan la presencia de la hormona luteinizante (LH) en la orina, avisando del pico de LH que se produce unas 17-36 horas antes de que se produzca la ovulación. Son muy sencillos de utilizar en casa. Si quieres saber más sobre ellos, cómo funcionan, cuándo utilizarlos, etc., pincha aquí. Son muy aconsejables cuando se desea embarazo, porque avisa del momento inminente de ovulación.

 

Te puede interesar también:

 

¿Quieres aprender a conocer tu fertilidad con un Método Natural? Puedes contactar conmigo aquí para recibir más información.

 

¡SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES! 
Facebook
Twitter
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *